lunes, 29 de marzo de 2010

Duelo

"después de todo
la muerte es sólo un síntoma
de que hubo vida"

M.B.

Vos me enseñaste a tejer, a jugar a la escoba, a cuidar las plantas, me enseñaste el truco infalible para acordarme las tablas de multiplicar y tantas cosas más.
Me enseñaste, sin decirlo nunca, a no bajar los brazos.
De todos los momentos felices que nos diste, tengo uno que está siempre presente: las noches de invierno en que la Cari y yo nos colábamos a tu cama y nos acurrucábamos con vos, charlando y riéndonos durante horas. El juego preferido era el juego de dormirse. Nos quedábamos muy quietas y la primera que "lo lograba" avisaba: "¡yo ya me dormí!".
Era, por supuesto, un juego interminable. Hasta hoy.
Finalmente pudiste dejar atrás el sufrimiento, y dormirte de verdad.

viernes, 26 de marzo de 2010

Coronita


Con ustedes, el rey de los cielos.

martes, 9 de marzo de 2010

Frágil


Mucho cuidado
al acariciar un sueño.