viernes, 27 de marzo de 2009

Desencuentro

- No hay imagen que te describa mejor:
vos, tus perritos,
el campo y el ocaso



- Y qué hago acá?
sin perro, sin campo, sin ocaso?

jueves, 26 de marzo de 2009

Píchon

Felices 11, para vos y para mí



Porque yo soy más feliz desde que vos naciste

miércoles, 25 de marzo de 2009

Corazón

De Rep, hoy en Página 12

clik en la imagen para ampliar

martes, 24 de marzo de 2009

Veinticuatro

Gris en el cielo, como plomo, en el cielo.
Silencio en la calle.

Plomo en la calle, todo gris.
Silencio en el cielo.

Así debe haber sido también aquel veinticuatro.

lunes, 23 de marzo de 2009

Compañera

El sábado salimos de gira por el campo. Y me acordé de ella.
Porque siempre venía con nosotros, se quedaba cerquita mientras los otros vagos se perdían por ahí, me escuchaba hablarle, olía el aire fresco y fragante...


A ella le hubiera gustado estar ahí.

viernes, 20 de marzo de 2009

Hay diferencia

Sofía llega de su "salita de tes" con un chupetín que tiene forma de Mickey Mouse y una inmensa sonrisa. Lo mira, lo huele, baila con él.

Entre todos los presentes tratamos de convencerla de que no puede comerlo antes del almuerzo, sólo de postre, como hace con los caramelos.

Desorientada, me dice:
"Pero vos no entendés, esto no es un caramelo. Es un chupetín de caramelo".

jueves, 19 de marzo de 2009

Diagnóstico

Hay deseo.
Hay charla.
Hay perdón.
Hay proyectos.
Hay risa.
Hay espacio.
Hay aguante.

Pero falta algo.

Creo que amor.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Sueños de Paloma dormida

No quiero soñar más con vos.

Son sueños raros, no se de dónde los saco, siento que no me pertenecen. Lo peor es que se van superando a sí mismos, y la imagen de vos que sueño se va pareciendo cada vez más a la tuya, que no conozco. No se quien sos. Y este sueño me asusta.

La primera vez que te soñé, vos no tenías nada que ver con vos, o con lo que yo creo de vos. Eras bajito, bastante antipático, con una cara que seguro no es la tuya y una forma de hablar que no tendrías nunca. Nos presentaron, hablamos. Yo desconfiaba. Algo de mí te rechazaba en el sueño, no creía en esa imagen falsa de vos mismo aunque me dijeran "sí, este es...". No, no eras.

La segunda vez que te soñé ya tenías tu aspecto, o el aspecto que yo pienso que vos tenés, y hablabas como vos hablarías y sonreías lindo hasta que te miraba de cerca y entonces aparecía un tipo oscuro y sucio, con un nene en brazos que parecía ser tu hijo, y ese nene tenía un tatuaje desdibujado en la mejilla izquierda. La imagen me estremecía en el sueño, la tuya y la de tu hijo. Todavía no eras vos del todo, no podías ser vos.

Anoche te soñé. Una imagen perfeccionada de vos. Soñé detalles: tus manos, tus zapatos, el largo exacto de tu pelo, tu voz. Todo me parecía perfecto. ¿Eras?

No quiero soñarte más. Tengo miedo. La imagen que sueño se va pareciendo cada vez más a la que yo creo que es la tuya. Como un artista mi mente te va afinando, pule tus terminaciones, define tus detalles.

Tengo miedo de mi próximo sueño.

Que seas tan real que empiece a soñarte con los ojos abiertos.

martes, 17 de marzo de 2009

Sueños de diva dormida

De Rep, hoy en Página 12.

lunes, 16 de marzo de 2009

Momento

Se revuelcan en ese charco.
Se tiran agüita encima, se mojan las plumitas.
Retozan.
Se acicalan mutuamente.
Conversan con sonidos guturales.
Son cuatro / cinco / palomitas.
Parecen tan felices, como si la felicidad no tuviera fin.
Momento que pasas, deténte: ¡eres tan bello!

Sol y nubes en el cielo disputándose esa pequeña felicidad que está ahí, inocente, inconciente.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Imposible

Más triste que hoy, no se puede.

martes, 10 de marzo de 2009

Causas


Escuchando hace unos días al vagabundo de las estrellas, conocí a una increíble escritora cordobesa llamada Edith Vera.

En su relato, extraído del libro Con trébol en los ojos de Marta Parodi, el vagabundo cuenta que cuando Edith se divorció, el juez le preguntó cuáles eran las causales.

- Ha dejado de amarme - dijo ella.
- Esa no es una causal de divorcio - dijo el juez.

Sigo pensando en esa anécdota que muestra, una vez más, como el Derecho positivo es una construcción sin sentido, una abstracción tan alejada de la complejidad - y a veces de la simplicidad - de la vida cotidiana.

Así como pasa en la vida real, en el Derecho el amor debería ser el principal motivo para unirse a alguien y el fin del amor una causal suficiente para separarse.

Como leí en una pared: "Donde hay amor, sobran las leyes".

Donde no hay, también.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Besos


Hace un tiempo estoy armando una galería con fotos de besos en casa. Tengo varios en la colección, propios y ajenos. Colgué algunos, otros esperan su lugar. Me gusta mirarlos y que me acompañen, siento que el amor da vueltas por ahí. Porque un beso es amor, en cualquiera de sus formas.

Un beso es una maravilla, es un momento de intimidad cortito con alguien, es una forma de acercarse. Y tiene un poder infinito.

Un beso es un beso si se demora, si busca su destino, boca con cara, o boca con boca. Con sentimiento. Con alma puesta ahí. Hasta con ruidito. "Dar un beso": un beso se da, gratuitamente, se entrega, se regala.

Me encantan los besos.

Los de mi mamá, dos, uno en cada mejilla y con abrazo incluido. Los de mi hermana, tres, siempre con risa intercalada. Los del Píchon, suavecitos y tiernos. Los de Fzzz, húmedos y ricos, que me hacen cerrar los ojos.

Los besos con llanto, con lluvia, con miedo, con estrellas en el cielo.

Haría un inventario ahora mismo de todos los besos de mi vida. Quisiera tener una foto de cada uno en mi colección.

Quisiera volver a dar algunos.

Quisiera dar otros por primera vez, que quise y no pude, que quiero y no puedo.

Con la boca y el alma.