miércoles, 30 de diciembre de 2009

Año nuevo


Me gusta pensar que el regalo más lindo de cada navidad es el año nuevo que le sigue. Con sus penas y sus alegrías, un año entero para vivir es un regalo maravilloso.

Les deseo para este año nuevo lo que deseo para mí. Querer, aprender y trabajar. Disfrutar y asombrarse. Creer. Saber buscar pero también saber dejarse llevar. Y un abrazo fuerte cada vez que haga falta.

Gracias por compartir conmigo este lugar, que no sería el mismo sin ustedes.

Nos vemos en 2010 :)

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Revisionismo


Ninguno de los cuentos de la infancia aclaró
que los efectos de un beso mágico podían ser reversibles.

Pero pasa.

En ocasiones,
el príncipe se convierte en sapo.

martes, 24 de noviembre de 2009

Análisis


Temo que te encuentren.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Hipótesis


Un libro es un sandwich de palabras.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Aprendiz


Mirá, es fácil - dijo el experimentado cartel indicador.
Te parás en esta esquina, estirás los bracitos, así.
Y listo.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Prohibiciones


Si pudieras,
si quisieras escucharme,
te hablaría.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Peligro


Ando solo, ando con otros
pero las calles no son mías.
Tengo un dni lustroso y siempre a mano
porque mi palabra no te alcanza.
Voy a los bailes, busco mi pan de cada día
soy "un joven con la vida por delante"
como tantos
pero yo a veces miro y adelante no hay nada.
Soy el sospechoso de rostro oscuro,
el que todos quieren del otro lado,
el culpable de todos los miedos.

Pero soy yo el que tiene miedo.

Y vos estás en cada esquina,
con el 98* a mano,
para que no me olvide.

* Art 98 del Código de Faltas de la Provincia de Córdoba, que sanciona el "merodeo".

viernes, 9 de octubre de 2009

Signos de la primavera



Las flores aparecen y las abejas bailan con ellas.
Las hormigas acopian el verde.
La tortuga sale de su escondite de invierno.
Los azahares prometen dulzuras jugosas.
Mi papá vuelve a cantar viejas canciones.
El aire huele a sol, mi piel lo busca.
Nos encontraremos, y entonces será verano.

viernes, 2 de octubre de 2009

Compras


¿Qué necesita?

¿Una peatonal florecida de santaritas?
¿La nevada de una mañana de invierno?
¿Una plaza llena de palomas?

Pregunte aquí.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

La vida


Unas veces arriba,
otras veces abajo,
y así.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Extraña fauna


Hay ballenas que encallan
en un mar de gente.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Sonrisas


Pasa que cuando te comés todas las galletas
sin dejar ninguna
el paquete se pone muy contento.

lunes, 14 de septiembre de 2009

"S"



Córdoba tiene muchísimas esquinas.
Algunas de esas esquinas tienen historias, que son como su retrato.
Pero sólo una es un regalo.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Pablo


Ella me dice que va a pasar, que todo pasa, que la vida sigue.
La galería se está quedando a oscuras y ya casi no queda agua en el termo, límite natural de nuestra conversación. Intento, pero no me sale nada para responderle. Pienso que a veces los sentimientos son intransferibles. "Estoy triste" o "tengo miedo" son apenas bocetos imperfectos de las verdaderas sensaciones. Entonces renuncio a cualquier palabra, me quedo con el poco de aire que tomé para hablar y lo siento adentro, deshaciéndose. Pablo sabía mucho de silencios. Me acuerdo del primer viaje que hicimos juntos. Hacía poco que nos conocíamos y yo había insistido en acompañarlo en su visita semanal al norte. Durante todo el camino no dijo nada. Mientras yo me esforzaba por cubrir lo que en ese entonces me parecía un silencio incómodo, comentando cosas inconexas como el estado de la ruta, lo curioso de esos arbolitos espinosos que veíamos o la hermosa proximidad de las sierras, él apenas contestaba. Me costó entender, pasado un tiempo, que no había sido falta de interés en mi compañía sino su naturaleza huraña y silenciosa, que lo hacía tan único para mí. Era un tipo de pocas palabras, incluso en el amor, pero con otras maneras de expresarse que yo había aprendido a interpretar como si se tratara de una delicada obra de literatura. Será por eso que ahora que pienso en él se hace más intenso el silencio.
Ella me dice que me tome otro mate, que el fin de semana vayamos al cine así me despejo un poco y yo le digo que sí, que bueno.
¿Despejarme? De pronto me causa gracia la expresión. Despejarme, como si los recuerdos no estuvieran en un lugar a salvo, de los demás, de mí misma. Necesitaría un ventarrón bien frío para despejarme, para olvidar esa forma de sonarse los dedos que me exasperaba, su barba desprolija que yo acariciaba despacito para despertarlo, sus manos grandes pero increíblemente suaves en las caricias, su perfecto complemento en el sexo, su abrazo para dormir que contenía el hueco exacto de mi cuello. Soy un cielo demasiado encapotado como para despejarme, pienso, demasiado gris.
Ella junta el termo, el mate y las galletas y los lleva adentro. Me quedo sola en la galería, las manos en los bolsillos, sintiendo el estremecimiento del frío afuera y adentro de mí. La noche es un buen momento para recordar, aunque los recuerdos parezcan cada vez más lejanos, o quizás sea yo la que me aleje. Una noche más, un día más, pequeñas puntadas para rehacer una vida hundida en un dolor incontable, que sólo puede causar el amor.
Vamos juntas hasta la puerta. Me despide, me dice que no me quede sola, que nos vemos el fin de semana, que la llame si necesito hablar. Sí, claro. Sí, gracias.
El camino de vuelta está lleno de Pablo y de su silencio. Y entonces sí, de una manera extraña, me siento acompañada.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Nepotista

Estudiante universitario respondiendo consigna de un trabajo práctico sobre las dificultades de las empresas familiares.

- Profe, yo entiendo que en esta empresa había mucho fatalismo, nepotismo, negativismo, pero...
- Pero nepotismo no es lo mismo que fatalismo.
- Sí, ya se. Nepotismo es más amplio, es como... cómo es esa palabra?
- ¿Vos te acordás de lo que significa nepotismo?
- Sí, nepotismo es cuando uno piensa que está todo mal.
- Eso no es nepotismo. Eso es pesimismo...
- ... ahhhhhhh!

No puedo sentirme sino muy "nepotista" frente a los resultados del práctico...

jueves, 3 de septiembre de 2009

Prisionera


El mismo recorrido, durante mucho tiempo, me hacía pasar por el frente de esta casa. Me llamaba la atención el contraste entre ella, tan pequeña y algo descuidada pero con signos de ser habitada, y los gigantes de ladrillo que la rodeaban como dos centinelas, sacándole la luz y creo que hasta el aire.
Finalmente apareció el cerco. Los gigantes ganaron.
Me pregunto hasta donde se achicará el cielo en esta ciudad y cuál será el límite para nosotros, que necesitamos más azul y menos marrón para vivir.

lunes, 31 de agosto de 2009

Un final feliz para pimpollos


Ese día mis hermanas llegaron del colegio con un pollito cada una, producto de una distribución que hizo una veterinaria del centro. Sospechando lo feliz que iba a ser teniendo uno propio, quise el mío, y un pollito no se le puede negar a un niño de 4 años, más aún si sus hermanas tienen sendos cada una... Recuerdo la instalación del mini gallinero en el balcón, que mi papá cerró con lo que creo que era el respaldar de una cama vieja, la preparación de la comida (¿pan con leche? ¿polenta?), me acuerdo de que ensuciaban mucho y de que algunas veces los soltábamos en el living, con un poco de escándalo de mi mamá. Creo que ahí formé mi recuerdo táctil de cómo se siente acariciar un pollito, después me parece que no lo volví a hacer.
Este es uno de mis más lindos recuerdos de la infancia lejana, aunque ya no sepa si son mis recuerdos, los comentarios de las fotos que quedaron, lo que otra gente me cuenta de lo que viví, o construcciones hechas de esos mismos recuerdos, a las que uno va novelándole sensaciones, escenarios, diálogos y hasta personajes.
No se cuánto tiempo estuvieron con nosotros, yo diría al menos seis meses, pero como no recuerdo que los pollitos hayan crecido o cambiado de plumaje, debió ser mucho menos. Pero así medimos el tiempo a los 4 años, o al menos me gusta pensar que así lo hacemos, en función de la intensidad de lo que vivimos. Nunca supe a donde fueron a parar, ni mucho menos cómo me convencieron de que había que regalarlos a una persona que tuviera el lugar que ellos necesitaban para poder crecer... ¡Eso fue! seguramente nos convencieron así, diciéndonos que no les hacía bien crecer en un balcón, sin lugar para correr ni comer gusanitos. El caso es que un día se fueron a ese lugar mejor a pasar el resto de sus vidas.
Ya más grandes, mi papá nos cargaba diciendo que habían terminado en un exquisito asado, o cosas parecidas, pero nosotros ya estábamos en edad para reírnos del tema y, además, sospechábamos finales parecidos.
Sin embargo, casi 30 años después, aparece Martín, contando finalmente que los pollitos habían ido a parar a su casa después del exilio del balcón, que vivieron muchos años y que terminaron sus días caminando libremente en un patio lleno de gusanitos.

Gracias Fzzz por la historia

miércoles, 19 de agosto de 2009

Grieta


Un patinador alado cruza el cielo.
Queda su huella.

viernes, 14 de agosto de 2009

Anónima


No tienes rostro.
Sólo eres un cuerpo
para nuestros vestidos.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Extraterrestre


Parada del colectivo. Mucho frío que parece más porque ya es de noche. Comparto la espera con una mujer joven y su hijito de unos 8 años. Al fin se ve a lo lejos uno celeste que puede ser el nuestro.

La mamá le pregunta:
- Ves cuál es el colectivo que viene?

La respuesta nos hace reír a los tres:
- El ET.

Me subo, esperando que un chofer con un dedo brillante me entregue un boleto que levite suavemente en el aire.

jueves, 23 de julio de 2009

Flor de invierno


Hay que animarse a florecer en medio del invierno.
Cuando todo está seco y el frío quema.

Florecer porque hay savia en las venas,
porque los que miran agradecen,
y porque sí.

martes, 14 de julio de 2009

GPS


Hoy me siento perdida.

lunes, 13 de julio de 2009

Pirata


Mirá bien.
No todas son caras de sueño, apuro y preocupación un lunes a la mañana.
Alguien te está sonriendo.

jueves, 9 de julio de 2009

La flor más grande del mundo



A veces todo lo que el corazón necesita
es agua traída en el hueco entre dos manos.

Para el Gato, porque está triste,
y porque él podría ponerle palabras a esta historia.

martes, 7 de julio de 2009

Ascenso


Caracol, sé que puedes:
llévame al cielo.

martes, 30 de junio de 2009

Piedras


Piedras para construir un refugio para los que no tienen piedras.
Una piedra-amuleto para que el señor que vende empanadas en la esquina no esté tan enojado y sonría.
Cinco para un partidito de payana. Jugamos?
Un buen puñado para hacer sapitos en el agua. A ver quien llega más lejos.
Un par para ponerme en los bolsillos. Siento que hasta una ráfaga puede llevarme.
Una última piedrita para tirar en tu ventana.
Para que al fin te des cuenta de lo feliz que podrías ser conmigo.

martes, 23 de junio de 2009

Incondicional


No importan las espinas.
Siempre hay alguien cerca
para hacerte compañía.

sábado, 20 de junio de 2009

Elección


No olvides:
a veces la que elige
es la puerta.

jueves, 18 de junio de 2009

Mandarinas otra vez


Volvió la época de las mandarinas. Y con ellas, un poco de mi infancia.
En mi casa había muchos árboles frutales. Pero el mimado era el de las mandarinas, frondoso hasta las orejas y generoso en la cosecha, siempre.
Era de una variedad de mandarinas chiquitas, creo que son las que ahora se llaman "criollas".
Mi mamá lo regaba, lo protegía de los insectos, lo cuidaba como si hubiera sido el más precioso de sus jazmines. Mi hermana y yo nos servíamos de ese árbol como de una mesa haciendo apuestas sobre cuáles serían las más dulces y jugosas, las inolvidables.
Quizás por eso siento una extraña alegría interior cuando veo que volvieron, reinas de la estación del frío.
Me parece que son de aquel árbol, con el mismo sabor, que todavía siento en la boca.

martes, 16 de junio de 2009

Reconstrucción


Usted puede rehacer su vida, Moriane - dijo el cantante.
La vida está para eso.

viernes, 12 de junio de 2009

Silencio


Tengo los bolsillos llenos de palabras.
Palabras en el pelo, rozándome la espalda.
Están en la comida, en las tazas, en los semáforos, en las sábanas.
Tengo palabras que me persiguen, me cantan, me susurran, a veces me gritan.
Las escucho antes de dormirme y están ahí cuando me despierto.
A veces, si me descuido, se me salen por los dedos: debo estar atenta a lo que escribo.
Tengo palabras por todas partes, esperando que las diga.
Hay una en especial, la más hermosa.
Es un nombre.

lunes, 8 de junio de 2009

Espera


No hago otra cosa
que esperarte.

viernes, 5 de junio de 2009

Grafiti de luz


Un poco de luz puede hacer
una obra de arte

lunes, 1 de junio de 2009

Pasaje


Después de esta oscuridad hay un horizonte lleno de luz.
Tengo apenas una rendija.
Pasaré.

viernes, 29 de mayo de 2009

Deseo


Vivir unida a vos,
por un lazo firme y bello, artísticamente trazado.
Que entre nosotros haya espacio
y posibilidad de separarnos si hace falta.
Que seamos capaces de aferrarnos bien fuerte en la cuerda de la vida, sin soltarnos, sea cual sea el precipicio de abajo.
Que nos aflojemos, nos destiñamos, nos achiquemos
pero sigamos juntos.
Con un fondo de verde, cielo azul y puro sol.

miércoles, 27 de mayo de 2009

No entiendo

¿Qué es lo que hace que un colectivero, después de haber estado apenas unos segundos detenido, acelere de pronto, violentamente, dejando a ese chico que venía corriendo y estaba apenas a un paso, resollando y frustrado en la parada?

martes, 26 de mayo de 2009

H dos O

Sin ganas.

De caminar, de comer, de leer, de trabajar
de las llamadas obligadas
de pagar esas cuentas pendientes
de las llaves, de la música
de sonreir, de hablar, de hablarte.

Sin ganas de ocupar el cuerpo
de discutir con esa idea de siempre en mi cabeza
de imaginar cada instante, este minuto, otro minuto
de pensarte hasta que te des cuenta.

Me entregaría ahora mismo a esta llovizna de afuera
hasta quedar convertida en una gota.

viernes, 22 de mayo de 2009

Secreto


Tengo un secreto.
Me lo contó un pajarito.

jueves, 21 de mayo de 2009

miércoles, 20 de mayo de 2009

20.05

Hoy quería decir algo sobre hoy.

Pero no hay palabras.

martes, 19 de mayo de 2009

Lección


A veces hay que hacer un gran esfuerzo.
Dejar de ser lo que se era, transformarse.
Para encontrar la luz.

lunes, 18 de mayo de 2009

Hoy

En estas cuatro paredes no dejó de ser ayer.
Si vos estuvieras ya sería hoy, y la vida seguiría.
Y mientras no vuelvas no soy buena para nada, no puedo completar un formulario, hierve el agua para el mate, se queman los zapallitos, se rompe el foquito que quiero cambiar, se me cae la toalla en la bañera...
Y sólo tengo un pensamiento con tu nombre.
Mientras no vuelvas esta semana no empieza.

Nieve


Como si fuera una isla en medio de la ciudad, en mi cuadra nieva desde hace días.
Con sol con nubes o con lluvia.
El viento hace bailar los copitos, que a veces entran por la ventana.
Creo que se está acabando.
Sólo quedan resabios de blanco, perdidos en la calle.

domingo, 17 de mayo de 2009

Jugamos

La batalla del silencio.

Pero acá,
cuando uno habla
todos ganan.

jueves, 14 de mayo de 2009

Después


Caminé por el frío, por el viento, por la llovizna insistente.
Ví una citronave y me acordé de vos.
Una pareja besándose. Las manos de ella en la cara de él, así nosotros, alguna vez...
Todas las palabras juntas: las últimas, las primeras.
Cuando el recuerdo se hizo uno solo,
ya tenía la nariz roja
y las orejas me dolían,
pero eso no era nada comparado con el corazón.
Ese sí que dolía.
Parecía el corazón de un payaso triste.

martes, 12 de mayo de 2009

Intersecciones


Y un buen día nos encontramos en el camino.
Entonces, perdí todos los mapas.
Intersectada.
Interceptada.

lunes, 11 de mayo de 2009

Vecino


Fido Dido se mudó al barrio.

jueves, 7 de mayo de 2009

Y eso es todo



El tiempo todo lo marchita, corazón.
Somos frágiles...

martes, 5 de mayo de 2009

Otoño


Llegó el otoño.

Trajo el viento, el fresco, el viajero, el que seca la ropa y acomoda las ideas. El que me hace tiritar, meter las manos en los bolsillos, desear el mate caliente y tu abrazo. El que se lleva los fantasmas húmedos que se acomodan en los rincones.

Vino el otoño con su viento y me gusta.

El otoño se hizo para andar acompañado.

martes, 28 de abril de 2009

Llamada


"Pasaba poco de las cinco cuando sonó el timbre. Un toque leve, como de pasada, que precisamente hizo correr a Raimundo a la puerta como si tuviese miedo de que fuese una vez para nunca más, sólo en la sinfonía de Beethoven el destino llama y vuelve a llamar, en la vida no es así, hay ocasiones en las que tuvimos la impresión de que alguien estaba esperando fuera y cuando fuimos a ver no había nadie, y en otras llegamos sólo un segundo tarde, la diferencia es que, en este caso, aún podemos preguntarnos, Quién habrá sido, y pasarnos el resto de la vida soñando con eso.
Raimundo Silva no necesitará soñar. María Sara está allí, en el umbral, y entra."


José Saramago. Historia del cerco de Lisboa

lunes, 27 de abril de 2009

Esperanza


De Rep, hoy en Página 12.

Turandot


Fui a verla una vez más, sólo para escuchar
que todo florecerá, todo resplandecerá
se disipará la noche
y al alba venceré.

sábado, 25 de abril de 2009

Hola?


Te acordás de esta foto? de ese regalo?
En ese momento peleábamos por tenerlo, para hablar con alguien imaginario.
Ahora ya no peleamos, y él nos ayuda a contarnos cosas, a retarnos, a reírnos, para volver a estar así de cerca.
¿Podré tirarte de la oreja por teléfono?

Feliz cumpleaños.

martes, 21 de abril de 2009

Imperdonable


A veces Cupido se equivoca. Por distraído, por ansioso, por causa del viento, quién sabe...
Así es como nacen los desamores y los amores no correspondidos.
Algunas veces dos equivocaciones se juntan y neutralizan el efecto.
Otras no.
Y vivimos tratando de arrancarnos la flecha.

lunes, 20 de abril de 2009

Sorpresas


"Porto poroto con latidos propios". Así decía el mensaje de texto.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

Con vos eligió la manera más linda.

viernes, 17 de abril de 2009

Fiesta


Tomar un helado, para mí de americana y de lo primero que salga debajo de esa tapa, heladero, pero americana seguro. Y no en cucurucho dulce sino en esos vasitos de oblea común, que quedan tan ricos con el helado.

Inventar una canción completa, dedicada para vos, y cantártela despacito aunque no puedas escucharla.

Entrar en una librería y comprar esos libros que me llamen desde los estantes, con un susurro, a leerlos.

Tejer, todos los días un poco, sin apuro. Mirar como nace la trama, como cada punto ayuda, como se convierte en un mensaje. Terminarla. Mirarla de nuevo. Y sonreir.

Caminar por las calles más lindas de Córdoba: i) la Cañada, bordeando las intrincadas formas de las tipas que le dan sombra y compañía; ii) 9 de julio desde Jujuy al centro, bajo el cielo rosa y naranja de las santa ritas; ii) el pasaje Santa Catalina, dejando que la historia diga todas las palabras.

Nadar. Hasta perder el aire y las ideas. Hasta que sólo quede espíritu y agua.

Hablarte mentalmente: ¿estás bien?, que tengas un hermoso día. Buscarte, pensarte hasta no dar más. Encontrarte en el camino.

Vagar por el campo, sin rumbo, a la tardecita. Sentir caer el cielo encima. El espectáculo de los colores que se apagan: el rojo de la verbena, el azul de la alfalfa, el lila de los cardos.

Saludar a cada perro vagabundo: hola pichino, sos lindo, ¿no? Los perros de la ciudad conocen a todo el mundo, y les basta una mirada cariñosa para saber que sus viejos amigos no los han olvidado.

Para convertir un día en una fiesta.